Menorka piraguan; bidaiatzeko beste era bat.
Oporrak egiterakoan, asmoa bidaiatzea eta, bide batez, kirola egitea zen.
Gure ibilgailua piragua izanda,
Menorka irlara abiatu ginen
eta paradisu honetan bi aste eman genion gustatzen zaiguna egiteari,
hauxe da leku ederrenetan mugitu kirola praktikatuz.
Bidai polita, benetan.


Nos propusimos pasar unas vacaciones, viajando y a la vez haciendo deporte. El medio sería la piragua y el sitio elegido una isla del archipiélago balear; Menorca. La isla más oriental y la menos poblada, declarada Reserva de la Biosfera y un paraíso de la arqueología.

-”Tengo unas ganas de la ostia de hacer alguna travesía en piragua por el mar.”
-”Pues no estaría mal...”-”¿Qué tal una isla?”

Yo había estado en Mallorca hacía un mes, más por acuerdo general, que por mis propias convicciones. Aún así me sorprendieron muchísimo sus paisajes y sobre todo alguna de sus calas. Había oído hablar de Menorca y de su carácter menos masivo, pocas playas tipo “Benidorm” y muchas calas tipo “Caribean” ¡la bomb!... Así que la propuse como destino y ahí empezaron los preparativos.
En un principio nos juntamos 3 amigos (Txorri, Iñaki y el mendas) con un proyecto pero sin una fecha concreta, sin mucha información y sin lo más importante: las piraguas... Casi nada!!!
Al poco tiempo se unió un nuevo componente (Rubén) al oírme pronunciar la palabra “travesía” mientras hablábamos del verano.

-”Puedo hablar con Antxón para lo de las piraguas...”Dicho y hecho, el problema más importante solucionado y bajo nuestros traseros cuatro estupendas piraguas Prijon de travesía: dos Kodiak y dos Seayak.

-”Y ¿cómo vamos con los barquitos hasta Menorca?”

Transmediterránea si no pasa las piraguas con algún coche , no hace ni mirarlas. Así que aumentó el presupuesto 40.000 Ptas. de ida y lo mismo de vuelta . El avión ni se nos pasó por la cabeza por los cerca de 5 metros de longitud de los barcos y desechamos la última opción de pillar el Arga todo para abajo, coger carrerilla en el Ebro y todo tieso hasta Menorca...
In extremis , se nos juntó otro “bucanero” ( Gaizkilla), con lo que ya estábamos cinco componentes para un objetivo común: “la vueltica a Menorca”.
1ª Etapa: Maó- Pta Prima

Llegamos a Maó hacia las 7 de la mañana , tras pasar toda la noche debajo de una tormenta. Las previsiones para los días siguientes no eran de lo mas halagüeñas: vientos del norte y mar movida.
En el puerto nos quedamos con Fidel y Lucía que visitaban también la isla , y que harían la función de contacto por si necesitábamos algo.
Al principio nos hicimos los remolones , pero para el mediodía ya andábamos “atacados” por empezar la aventurilla, así que preparamos el material y a darle caña...

-”Vamos para el Norte hasta Mesquida que no hay mucho trozo y mañana , que estará mejor, seguimos .”
- “Eso , al toro por los cuernos...”
Rema que te rema, y el asunto que se empieza a mover, nuestras caras de póker aparecieron y al acercarnos a Punta de S´Espero, el meneo ya afectaba a nuestra entrepierna que tendía a salirse por la garganta. Media vuelta y para el Sur , que las olas las carga el Diablo...

La primera noche la pasamos en Punta Prima, con ambiente tranquilo si no hubiera sido afectado por la visita de la menetericarrrr: DNI, planes futuros, procedencia, y al final de buen rollo y todo (Todavía duraba el síndrome “ aznarin” del pasado agosto). Hicimos algunas compras y a dormir...
2ª Etapa: Pta Prima-Cales Coves


La mar amaneció tranquila y el viaje empezaba a parecerse a lo que nuestra imaginación había creado.
La costa empezó a tomar altura con formas caprichosas fruto del mar en la caliza. Cada cierto tiempo encontrábamos cuevas más o menos profundas, que permitían meterse en un mundo silencioso y mágico, donde el agua parecía tener luz propia.
Llegamos a Cales Coves . El mar se adentraba en la tierra cubriendo la base de un barranco , en cuyas paredes abundaban cavidades talladas para usos funerarios hace miles de años. Es un sitio muy visitado pero aún así lo elegimos para pasar la noche. Tuvimos algunos problemillas con el guarda (como bien nos advirtió un pescador de Iruña que vivía en una de la cuevas) pero al final con algo de cabezonería pudimos arreglar nuestras diferencias. Gracias a este encuentro pasamos agradables tardes narrando las aventuras y desventuras de “Romerales”...
3ª etapa: Cales Coves- Cala Excorsada


Los acantilados seguían creciendo hasta alcanzar las mayores alturas de la costa Sur. Visitamos Cala N´Porter para comprar provisiones y cala Llucalari para pegarnos un bañito. Después atravesamos el monótono Arenal de Son Bou donde nuestras piraguas parecían no avanzar, para más inri de nuestros sentidos que desacostumbrados, no creían ver dos moles en forma de hoteles ,en primera línea de playa. Enseguida la costa volvió a mostrarnos su aire virgen con calitas, cuevas ,acantilados...
Nuestra próxima suite para pasar la noche se llamaba Excorsada
aguas turquesa, arena fina, fondos de colores y el techo rebosante de estrellas...
4ª etapa: Excorsada- Cala des Talaier

Este tramo de la isla será uno de los más bonitos , sin olvidar la atractiva fuerza de algunas calas del Norte. Por eso decidimos tomarnos las cosas con tranquilidad (si es que existe mayor grado de tranquilidad del que llevábamos)

Menú del día:
*bañito en Trebaluger-bonita cueva y buen sitio para practicar “salting al maring”.
*Mitjana y Mitjaneta-un pincho para engañar nuestros estómagos.
*Santa Galdana- sitio precioso si no fuera por las toneladas de hormigón que la cubren. Aquí aprovechamos para completar nuestras despensas...
*Macarella y Turqueta- Bonitas pero demasiado abarrotadas.
Para postre elegimos cala des Talaier , y nos quedamos con el postre toda la noche. Es una cala muy buena para bucear , con un color de agua especial.

Durante esta etapa nos encontramos con los compañeros de tierra firme, que nos dieron malas noticias sobre el tiempo, así que hicimos una escala más de lo previsto para dejar pasar el temporal.
5ª Etapa: Cala des Talaier- Cala Blanca

Después de hacer algunas comprillas en Son Xoriguer y visitar el puerto deportivo de cala en Bosc, nos dirigimos hacia el Cap de Artrutx, donde cambiaríamos el rumbo hacia el Norte , y también cambiaríamos el estado del mar casi hasta Maó.
Esa noche dormimos en Cala Blanca rodeados de restaurantes y hoteles con piscinas de “agua dulce “(una delicia para nuestros cuerpos , poder quitar la costra de sal que nos cubría “cuan garrapiñadas saladas”)
6ª Etapa: Cala Blanca- Cala´s Piques

Poco a poco nos acercábamos a la mitad de la travesía (Ciudadela) y sabíamos que el asunto se iba a poner más serio , pero merecía la pena vivirlo.
Ciudadela es muy bonito: calles estrechas, casas de colores, edificios coloniales...
Tuvimos la suerte de encontrarnos con Pep , miembro de la asociación de amigos del mar, cuyo fin es conservar las costumbres las embarcaciones tradicionales de vela latina. El nos ofreció un lugar a cubierto además de una charla desinteresada sobre estas embarcaciones y las gentes del mar...

-”En el club náutico dicen que el mar no está mal del todo, que hay mar de fondo. También comentan que cuando aparecen “borreguillos” (espuma en la cresta de las olas) es viento fuerza 3, y que cuando hay borreguillos generalizados es viento fuerza 4 “(el Maldonado un aficionado a nuestro lado).
- “Pues igual tiramos hasta la última cala antes de salir a la costa Norte, y mañana lo intentamos”.
Al final nuestros huesos acabaron en una minicala (cales Piques).
7ª Etapa Cala´s Piques

A la noche hubo tormenta, con huida incluida hacia los apartamentos, y a la mañanamanifestación de borregos delante de nuestras narices, así que pasamos el día encerrados
en la urbanización-colonia inglesa “Los Delfines”.



8ª Etapa: Cala Morell- Cala Pilar

Preparamos el material y le dimos un intento, pero viendo el tramo que venía ( 7 Km. de acantilado sin escapatoria) nos fuimos... por peteneras. Así que llamada a Fidel y Lucia y a seguir desde cala Morell (primera cala del norte).
La costa en esa zona se torna de un color rojizo que contrasta con la vegetación , normalmente peinada hacia el sur por la acción del temido Tramontana.
Después de un aterrizaje “forzoso” terminamos la jornada en cala Pilar (salvaje y muy atractiva) , donde habíamos quedado con nuestros “amigos de tierra” para degustar unas costillas a la parrilla.
9ª Etapa: Cala Pilar-Fornells

El mar continuaba movido así que seguimos de “samba” hacia Fornells , haciendo pocas paradas. Alguno de nosotros ,debido a dicho ritmo, decidió devolver nuestra primera comida a la madre mar...
La entrada a la bahía de Fornells resultó un poco tensa debido al viento, pero una vez que atravesamos esta barrera de olas agradecimos el descansito...
Todavía nos quedaba medio día para vagabundear por la zona y buscar sitio para pasar la noche.
10ª Etapa: Fornells-Arenal d´Castell

La noche estuvo algo movidita por la caída de alguna gota y por los ya permanentes ronquidos de Txorri e Iñaki.
El día amaneció revuelto pero queríamos intentarlo de nuevo. Nos encontramos todos los barcos amarrados y el peor mar de la travesía. Era increíble como cuando venía una racha de viento, te resultaba dificilísimo dar una simple remada. Estábamos prácticamente cerca los unos de los otros y sin embargo nos perdíamos de vista...
Así que terminamos el día desmotivados y de mala leche. Recogimos los bártulos en el vehículo de apoyo y nos fuimos a dormir al Arenal d´Castell.

11ª Etapa: Arenal d´Castell-Mesquida

Con el solete se nos alegraron los ojos.
Las predicciones eran malas ,pero ante nosotros el agua estaba tranquila... (Está bien que la Naturaleza sea anarquista...)
Así que nada , a montar otra vez el material en las piraguas y a aprovechar que son dos días...
Ese día descansamos en S´enclusa (bonita aunque con alguna edificación), en Port Adaia para comprar pan (que no lo encontramos ) y en Es Grau (donde si pudimos comprar comida).
En el cap de Favarix el mar empezó a moverse con más fuerza cosa que venía siendo habitual en todos los cabos que atravesábamos .En cala Mesquida pusimos el último campamento debajo de una preciosa torre de piedra. Pasamos la noche muy tranquilos , disfrutando al máximo los últimos sueños (y ronquidos ) debajo de las estrellas...


12ª Etapa: Mesquida-Maó




Empezamos el día con tranquilidad , quizás sabedores de que nuestro viaje estaba a punto de tocar su fin, saboreando cada palada , cada metro de paisaje para guardarlo claro en nuestras memorias. Los cuerpos se sentían algo cansados del esfuerzo de los últimos días , pero los brazos se habían impuesto ya un ritmo que no pararía hasta llegar al destino.
Atravesamos el cap La Mola y fue como cambiar de mar. Las olas desaparecieron y la bahía de Maó nos resulto casi hasta aburrida. Habíamos llegado a nuestra meta, solo quedaba celebrarlo...

Datos personales